Desvíos a escuadras

El transporte con desvío a escuadra, también llamado bancalino, es un sistema de transporte continuo formado por dos módulos motorizados: un transporte de rodillos y un transporte de cadenas. Se utiliza para efectuar un cambio de dirección de 90º del producto transportado.

¿Qué necesitas?

Nosotros te llamamos

Mándanos tu nombre y teléfono, nos pondremos en contacto contigo

Por lo general, la rodillera es un módulo motorizado anclado al suelo, que se encuentra compuesto por un eje motriz y un eje de reenvío. Sobre éstos se encuentran acopladas unas ruedas dentadas sobre las cuales van engranadas las cadenas que traccionan los rodillos transportadores. Además, dispone de un sistema neumático compuesto por un cilindro basculante que posibilita la elevación y descenso del segundo módulo motorizado.

El segundo módulo motorizado se denomina paralelogramo y es un transporte de cadenas compuesto por un eje motriz y unos bulones de reenvío. Sobre éstos se encuentran acopladas unas ruedas dentadas que sirven para engranar las cadenas.

Una vez la carga se encuentra posicionada en el lugar adecuado, por lo general, el centro de la rodillera, el paralelogramo asciende accionado por el cilindro neumático, depositando la carga sobre el segundo módulo y permitiendo el cambio de dirección  de la carga 90º. Los desvíos a escuadra soportan una horquilla de velocidades y aceleraciones bastante limitada, primando la robustez, durabilidad y calidad de la aplicación.

Los desvíos a escuadra se usan como componentes en las cadenas de montaje, como desplazadores en los procesos, como enlace y fundamentalmente, como ayuda en el transporte de cargas que sea necesario el giro de la carga 90º. Asimismo, son utilizadas en distribución y almacenaje automatizados, principalmente para desplazar cargas pesadas sobre palets o medias paletas.